Secretaría de Desarrollo Social

Titular

El Estado de México cuenta hoy con más de 5 millones de jóvenes; una de cada tres personas tiene entre 12 y 29 años, el bono demográfico vive uno de sus momentos de mayor vigor en la entidad, lo cual implica una oportunidad única e irrepetible para potencializar el capital humano y generar un desarrollo presente y futuro, y así garantizar la gobernabilidad, como forma de coordinación social. (Conapo, 2016)

Los reportes de desarrollo humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) así como los informes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y de la Organización Interamericana de la Juventud (OIJ), han demostrado que los jóvenes podrían contribuir en mayor proporción al avance de la sociedad y ser agentes activos.

En este contexto, es fundamental que las políticas públicas en materia de juventud evolucionen y rompan el paradigma basado en la moratoria, que concibe a la juventud como algo momentáneo, entre la niñez y la adultez. Es menester transformar e impulsar medidas orientadas a un desarrollo humano que conlleve una trayectoria de vida que permita a todos los individuos, sin exclusión, participar y desarrollar libremente sus potencialidades y capacidades.